La Hora de Consuelo

  1. Por: Valentín Medrano Peña.

EL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA Y EL TRANSITORIO DE DANILO MEDINA.

El día de ayer, jueves 25 de Julio, fui invitado por canales infrecuentes al afamado programa La Hora de Consuelo, que produce y conduce la muy querida comunicadora Consuelo Despradel.

Lo extraño de la invitación fue que provino de la misma Doña Consuelo Despradel en persona, ya con antelación había sido invitado al espacio, pero una de sus colaboradoras hacia la llamada de invitación.

Debo decir que fue mi primera vez en ese espacio que participo con la muy agradable compañía de Doña Consuelo Despradel, ya en tres ocasiones previas me habían entrevistado los buenos amigos Ángel Acosta y Cesar Cabrera en sustitución de la doña.

En el desarrollo del popular programa televisivo analizando el panorama judicial, me permití criticar, debo ser honesto que haciendo referencia y cita a lo dicho por el diputado Amado Díaz Jiménez, a la carrera salvaje, inexplicable y arbitraria de condenas drásticas impuestas en la jurisdicción penal de Santo Domingo Este sin que se produzca un llamado de atención a sus superiores.

En el aspecto jurídico constitucional establecimos lo irracional del transitorio inserto en la Constitución de la República para referirse no a un cargo o potestad sino a una persona, la persona del actual mandatario, y que castra los derechos constitucionales ciudadanos de ser elegidos a una única y específica persona, quien según dicho texto constitucionalizado arbitrariamente, no podría ser postulado jamás a Presiente o Vicepresidente de la Republica, y siendo que la compañera de boleta del así afectado también se reelegía en la modificación constitucional del 2015, era injusto, contraconstitucional, y violatorio del artículo 39 sobre la igualdad en perjuicio del mandatario el que no se extendiera a quien fuera electa y ofertada como compañera de boleta, poco importa si este asentía o no o lo promoviera. Es además contrario al principio de igualdad respecto del resto de la población mayor de edad.

Por último hablamos acerca de una nueva propuesta de modificación constitucional que incluye el despropósito de execrar del Consejo Nacional de la Magistratura a la figura del Procurador General de la República.

Salvo que para cumplir con un fervor creado y auto dirigido a dañar al ciudadano Presidente por vía del actual Procurador, este pedido es insensato y constituye una disminución de la democracia para elegir a los jueces de las altas cortes y a su legitimidad.

No hablo por el actual Consejo, hablo por la fórmula acordada. La actual composición incluye dos miembros por cada uno de los poderes del Estado, salvo el Poder que perdió y cedió en parte esta potestad, el Legislativo, que tiene cuatro miembros.

Las excusas no son más que eso y no hay un fundamento jurídico ni racional para solicitar la modificación en la conformación, pues disminuir la membresía sería disminuir la democracia en la elección, a mayor cantidad, mayor representatividad y mayor democracia.

Si quieren influir al Consejo Nacional de la Magistratura se debe hacer aumentando la matrícula, no disminuyéndola ni cambiando la composición actual.

El ejecutivo está representado por el Presidente de la República y por el Procurador General de la República, el símil de un Ministro de Justicia, el ente apropiado para pertenecer y representar al elemento envuelto, la justicia, con un solo voto que puede ser vencido por la dupla de jueces representantes del Poder Judicial.

Que el Ministerio Público al que este dirige es parte en los procesos, si, es cierto, solo que de forma protagónica en los procesos penales únicamente, con voz poco incidente en los procesos civiles, administrativos, inmobiliarios y constitucionales, en los que emite una opinión referencial, por lo que esta postura resulta infundada, máxime por el hecho de que, en caso de la jurisdicción penal, los jueces supremos son electos por el CNM, pero la composición de las salas y el destino de los mismos y de sus inferiores corresponde sólo al Poder Judicial.

Pasó el tiempo, es corto en televisión, y La hora de Consuelo culminó muy pronto, y muy a pesar de la satisfacción de entrevistadora y entrevistado, no pudimos abundar más en los temas o tocar otros, dejando pendientes otras discusiones al respecto. Y así quedamos, por lo que di gracias y felicité: Enhorabuena, de Consuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *